Todo Sobre Los Vinos Españoles

Mucha gente piensa en Italia o Francia cuando se habla de la producción del vino, pero España ocupa el tercer puesto entre los mayores productores de vino del mundo. El vino español no siempre ha tenido la apreciación que se merece, pero ahora su reputación está en alza y los vinos españoles son bastante conocidos en todo el mundo.

El vino español data de hace casi tres mil años. Se cree que las primeras viñas se plantaron en el sudoeste, donde el clima era perfecto para el cultivo. La elaboración del vino continuó durante el dominio romano, donde los sabores se transformaron. Durante el tiempo de la Reconquista, la producción de vinos se incrementó y fue utilizado en las ceremonias religiosas y celebraciones. Durante el siglo XIX, cuando un parásito llamado Phylloxera diezmó los viñedos en Europa, en España se salvaron muchos. En esta época los vinos de Francia e Italia perdieron producción pemitiendo que España se convirtiera en una figura central en la producción del vino. Con el tiempo, los avances en la industria han permitido que España haya continuado modificando y perfeccionando la calidad de sus vinos.

El clima de España permite una excelente producción vinícola. El terreno es diferente por todo el país. Muchas uvas han crecido en valles, entre cordillera de montañas que las han protegido. El clima se hace más cálido y seco a medida que nos vamos aproximando al Mar Mediterráneo, el cual aporta en entorno óptimo para el cultivo.

Hay varios tipos de vino originarios de España. El más común es el Sherry, un vino dulce popular en todo el mundo. El Cava es un vino espumoso comparado frecuentemente con el Champagne. El vino blanco y el vino tinto también se producen en varias regiones. Un vino blanco muy popular es el Rias Baixas; el vino tinto que se demanda es el de La Rioja o el de Valdepeñas. La uva más común que produce el vino tinto es la conocida como Tempranillo. Tiene un sabor fuerte que gusta mucho. Otro tipo de uva es la Garnacha Tinta, cuyo sabor es afrutado y es menos seca. Los vinos blancos están hechos con uvas como la Moscatel, o Albariño, procedentes de la parte nordeste de España. La uva Pedro Ximenez se utiliza a menudo para hacer Sherry.

El vino puede complementar una comida dependiendo de lo que se vaya a consumir. Los tintos españoles van bien con carnes rojas, pasta o pizza. Los blancos con el pescado y el pollo. El Cava se bebe con frecuencia muy frío, casa perfectamente con comida picante ya que contrarresta el calor que provoca. El Sherry es dulce y combina con marisco o quesos, también se puede tomar sólo.

La producción del vino varía según los diferentes tipos. El procedimiento consiste en cultivar las uvas, vendimiar y después prensarlas. El zumo que se obtiene tiene que fermentar. Tanto el vino tinto como el vino blanco se logran de esta manera. El vino tinto se hace con las uvas que conservan todavía su piel. Para el vino blanco, sin embargo, se les quita la piel a las uvas antes de todo el proceso. El Sherry se realiza de una manera similar, a excepción de que se añade una capa de levadura después de la fermentación, y la mezcla debe fermentar otra vez. Es típico dejar envejecer el Sherry al menos tres años. El Cava se obtiene del vino blanco. Después de la fermentación, se añade una mezcla de levadura y azúcar. La levadura activa consume el azúcar y provoca la carbonación que forma las burbujas del Cava. Sin que sea tan importante el tipo de vino que se produce, la gente ha disfrutado del vino español durante siglos y esto va aumentando actualmente como una elección popular.

Para más información sobre los vinos españoles, consulte siguientes enlaces:

Publicado el 19/11/2010

Páginas de interés